Servir y proteger

Avance semanal de ‘Servir y proteger’: El agresor sexual vuelve a actuar secuestrando a una protagonista


La semana del 26 al 30 de junio en ‘Servir y proteger‘: Jairo descubre con horror que Paty está enamorada de Rober y carga contra su hermano, Rober se entera de que Alicia y Sergio han formalizado su relación, y mucho más.

Capítulo 42 (Lunes, 26 de junio): La confesión de Álvaro a Alicia

Alicia se reúne con Álvaro Idiákez porque quiere averiguar más sobre el amante de su madre. Álvaro le confiesa lo que sabe al respecto y en una esclarecedora cena con Marcelino.

Jairo descubre con horror que Paty está enamorada de Rober y carga contra su hermano. Éste, enfadado, se enfrenta a Alicia y termina por empujar violentamente a Sergio, con tan mala fortuna que el joven abogado sufre una lesión.

El dispositivo de la policía para atrapar al violador se cancela cuando Miralles recibe un nuevo mensaje en su móvil. El violador parece burlarse de la vigilancia policial pero está a punto de asestar un nuevo golpe con Lola como víctima.

Espe se enfada con Antonio, al que echa en cara que no crea al curandero Abraham. Lola también se enfada con Espe por el mismo tema.

Osorio y María celebran una romántica cena en La Parra y acaban la noche en la intimidad de la habitación de hotel del inspector. Eugenio nota que Salima le oculta algo y tiene que ver con unas misteriosas llamadas que la joven recibe.

Capítulo 43 (Martes, 27 de junio): María se siente algo confusa después de despertar en la cama de Osorio

En comisaría, nadie sabe dónde está Lola, aunque aparentemente no se trata de una situación preocupante pues era su día libre.

Olga, agobiada por los mensajes del violador al móvil de su madre, no quiere ir al instituto. Su padre decide estar con ella en todo momento y Miralles recibe un nuevo mensaje del agresor sexual. En él, aparece una foto de Lola inconsciente o muerta.

María se siente algo confusa después de despertar en la cama de Osorio y ver la extraña actitud que toma el inspector hacia ella.

El curandero Abraham pide ayuda a Espe para salir de la cárcel. Ella investiga entre las víctimas del curandero y descubre que hay una mujer al borde de la muerte por sus malas prácticas. Finalmente, la hipocondríaca policía decide dejar de creerle y se muestra muy dura con el estafador.

La mañana de Rober no podía ir peor: primero discute con Jairo durante el desayuno. Después, a pesar de sus negativas, Paty le planta un beso que ve Max y acaban discutiendo. Más tarde, se entera de que Alicia y Sergio han formalizado su relación y son pareja. Y la puntilla se la da el apuesto abogado cuando amenaza con presentar una denuncia por agresión contra él en comisaría.

Capítulo 44 (Miércoles, 28 de junio): Lola aparece desorientada en comisaría

Toda la comisaría se revoluciona al enterarse del secuestro de Lola por parte del agresor sexual. Los agentes se reparten el trabajo para buscarla a contrarreloj. Miralles y Elías, muy afectados, encuentran un zapato y el teléfono abandonado de la joven policía, lo que acrecienta la preocupación. Finalmente, Lola aparece desorientada en comisaría.

Por su parte, Rober y Alicia no acaban de llegar a un punto de encuentro. A la tensión de la noticia de Lola, se une la denuncia contra Rober que Sergio acaba de poner en la comisaría. Para colmo, Rober y Alicia se cruzan con Paty en el bar. Después de su primera noche de amor juntos, María se lleva una decepción al sentirse rechazada por Osorio.

Tras mostrarle una gran tenacidad e inteligencia, Sergio consigue que Quintero acepte su oferta de ser su asesor financiero en el tema de los paraísos fiscales. Está visto que a Sergio no le importa cruzar la barrera de la legalidad.

Salima confiesa a Eugenio que quien la llama insistentemente no es un familiar sino un ex novio al que no quiere volver a ver. Eugenio cree zanjar el problema reglándole un móvil con número nuevo.

Quintero comunica a Jairo que Juan, un musculado y simpático guardia de seguridad de la empresa, le ayudará a vigilar las timbas con él. A Jairo no le hace gracia pero lo cierto es que Juan es amable y pronto se gana su confianza.

Capítulo 45 (Jueves, 29 de junio): Lola cuenta cómo el violador la durmió y abusó de ella

Lola cuenta como el violador la durmió con cloroformo y le encerró en un sótano. Y allí la violó. La conmoción en la comisaría por este suceso es enorme. Sus compañeros hacen todo lo posible por apoyarla, y la intentan convencer para  que se coja la baja y se tome unos días de descanso. Pero Lola no está por la labor. Quiere seguir en su puesto con la intención de dar caza a ese miserable. Bremón sufre lo indecible al ver a Lola en esas circunstancias.

Los esfuerzos para atrapar al agresor se intensifican, y Osorio sigue trabajando en la pista de un hombre que pudo tener que ver con los crímenes de hace diez años.

La inspectora Ibarra llega a comisaría interesada por una posible denuncia que Sergio Mayoral va a interponer contra un policía, Roberto Batista. Eso significa que Régimen Disciplinario le puede abrir un expediente, echando por tierra sus sueños de poder ser algún día inspector. Alicia, preocupada por esto, intenta convencer a Sergio para que, finalmente, no denuncie a Rober. Sergio quiere saber el motivo real por el que Alicia se esfuerza tanto en defender a su compañero.

Quintero descubre que Jairo fue el ladrón que acompañaba a Fiti en el robo de sus televisores, meses atrás. Jairo, al verse pillado, piensa que Quintero le va a denunciar y a despedir.

Aconsejado por Juan, el vigilante jurado de Transportes Quintero, Jairo hace las paces con su hermano, dando a entender que ha superado el desamor de Paty.

Capítulo 46 (Viernes, 30 de junio): Parece evidente que Gutiérrez sí es el agresor de hace diez años

Mediante las pesquisas de Osorio, la policía consigue el paradero de Francisco Gutiérrez y se produce un interrogatorio que revelará muchos datos sobre las agresiones sexuales del pasado. Bremón canta victoria y llama a Jefatura para anunciar el logro. Sin embargo, Miralles es más reticente, pues cree que hay piezas que no encajan, aunque parece evidente que Gutiérrez sí es el agresor de hace diez años.

Tras pasar la noche en casa de Miralles, Lola se siente cada vez más agobiada por lo que ha pasado. Olga intenta calmarla pero la joven policía se marcha de casa.

Alicia recibe las cartas que su madre mandó a Idiáquez a Estados Unidos. Las lee y deduce que el amante de su madre es un cliente del bufete Ocaña. En lo profesional, Rober y Alicia investigan un caso de falsificación de billetes.

Por su parte, Salima, por ayudar a María, que está descorazonada en relación a Osorio, habla con el inspector y le advierte que no debe hacer sufrir a su amiga.

Salima recibe la desagradable visita de Óscar, un antiguo cliente de los tiempos en los que ella se vio abocada a ejercer la prostitución.

        

Haz clic aquí para ver más fotos