Servir y proteger

Alicia sigue investigando sobre Quintero, obsesionada con él


Este lunes en Servir y proteger… Miralles, influida por su hija, no presenta la dimisión. Tanto Bremón como Osorio se alegran de que no siga el juego al violador. Además, los inspectores confirman la teoría de que es alguien cercano a ellos. Miralles descubre que en su casa también hay un micrófono oculto.

Alicia sigue investigando sobre Quintero, obsesionada con él. Rober y Sergio se  encuentran en su casa y se comportan, por primera vez, de forma civilizada a pesar de la tensión sentimental existente. Olga da a Paty un dato acerca de Charly, nuevo cliente del gimnasio, como posible traficante de esteroides.

Rober aprieta las tuercas a Jairo sobre Quintero y el menor de los Batista, harto del marcaje de su hermano, anuncia que se irá del piso.

Elías ha recibido una paliza por parte de unos sicarios de Quintero, pero no tiene pruebas de ello. Eso sí, el policía no permanecerá callado ante el empresario. María se desilusiona con sus expectativas amorosas respecto a Osorio, pues el policía empieza a comportarse con frialdad.

        

Haz clic aquí para ver más fotos